Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

Descripción

Una sala de sonido. El técnico, el locutor, los creativos… “Queremos que suene natural, que no suene a locutor, como si se lo contaras a un amigo”. En ese instante pueden ocurrir dos cosas: el locutor levanta una ceja mostrando perplejidad en su rostro, quizás piense: “Si no queréis que suene a locutor, ¿para qué me llamáis a mí, que soy locutor?”. O puede que no pase nada, el locutor entre en la cabina, y rebose naturalidad. Perfecto.

La cuestión es que cada vez se ve más la tendencia en publicidad a utilizar voces que están fuera de lo convencional. Voces tiradas, rasgadas, naturales, diferentes, exóticas… Lo que tienen en común es que no suenan a la típica voz promocional que intenta venderte algo. Esta tendencia podría estar marcada, como nos explica el creativo junior de Shackleton, Manu Echavarri, porque “la publicidad se adapta al momento en el que estamos, y ahora mismo el tú a tú es lo que se lleva”.

La voz ejerce un importante papel en la publicidad, según un estudio de MillwardBrown la voz en off es la guinda que empujará la decisión de compra. Por ello es importante encontrar una voz que consiga transmitir de la forma más precisa posible lo que cada pieza publicitaria requiere en cada momento.

Desde quenosuenealocutor.com hemos entrevistado a varios creativos, tanto junior como senior, buscando respuestas sobre cuál es la voz idónea para publicidad. Tras las entrevistas vemos que no existe la voz idónea, sino que como nos dice Rafael Fortis, director creativo en la agencia Kitchen, “todo tiene su espacio”, a lo que Daniel Gómez, creativo freelance, añade que siempre depende del producto: “No me imagino al Banco Santander sacando algo en un estilo no convencional, pero sí por ejemplo a la ONCE, Wallapop… marcas más trending. La marca necesita tener ese carácter para que encaje.”

Según Javier Nieto, director creativo en Mi Querido Watson, la agencia es la que requiere un locutor no convencional buscando algo que le distinga de la publicidad clásica. El motivo de utilizar voces no convencionales es que la pieza publicitaria sea “más cercana a la gente, y no tanto como que te habla una marca, sino que te habla una persona de a pie”.

¿Por qué buscar a un locutor que no suene a locutor?

Andrés del moral, creativo junior en Pingüino y Torreblanca nos explica que lo que busca como locutor no convencional es algo que no le suene a voz de anuncio: “Hay locutores con los que trabajamos a los que les pedimos algo diferente a lo que no están acostumbrados, y es prácticamente imposible. Sí que es verdad que con herramientas como quenosuenealocutor.com se abre un camino a otras voces que tienen un registro muy amplio.”

Según Manu Echavarri estamos en un momento de la publicidad en que “tiene que parecer que no se está vendiendo un producto, de forma que te lo cuente como si te lo contase yo a ti en la calle. Se busca un poco eso porque al final cuando un amigo te recomienda algo no te lo está vendiendo porque haya una marca detrás, sino porque cree realmente en los beneficios del producto”. Añade también que con un locutor no convencional “buscas algo diferente que no se relacione a ninguna otra cosa que se haya hecho antes”.

Entonces, ¿a quién prefieren los creativos, al locutor convencional o al no convencional?

Al parecer ni a uno, ni a otro, sino a una fusión de ambos. El locutor profesional tiene adquirida una técnica de la que el no convencional suele carecer, según cuentan los creativos. Todos los creativos con los que hemos hablado coinciden en que lo perfecto es un “locutor capaz de hacerlo natural”. El contra es que el locutor convencional no siempre está abierto a la naturalidad que pide la agencia o el cliente, y el no convencional no siempre tiene la técnica necesaria para dotar a la locución de la expresividad suficiente.

Desde quenosuenealocutor.com pensamos que hemos alcanzado ese objetivo. Nuestros locutores no saben que son locutores, pero tienen la técnica y la formación necesarias para dotar a su trabajo de profesionalidad, sin perder la naturalidad ni las capacidades interpretativas que les permiten salirse de la típica línea promocional en publicidad.

Así que ya sabes, creativo, ¡aquí tienes lo que estabas buscando!